Texto normal Texto grande Texto Supergrande Alto contraste
Principal Inicio English version English
Misión y Objetivos
Patronato
Organización
Sedes
Agenda
Sala de prensa
Publicaciones
Tiendas on-line
Enlaces
Plan de Igualdad
Empleo
Perfil del contratante

Índice de noticias
Imprimir
Tel. 911 511 015
prensa@ffe.es


Noticias de la Fundación
 La Fundación de los Ferrocarriles Españoles participa en Madrid Otra Mirada
Séptima edición de esta iniciativa, concebida para acercar a los madrileños el patrimonio histórico, cultural y artístico de la ciudad. La Fundación organiza visitas guiadas gratuitas al Palacio de Fernán Núñez y al Museo del Ferrocarril de Madrid

La Fundación de los Ferrocarriles Españoles participa en Madrid Otra Mirada

 15/10/2019

    

El Ayuntamiento de Madrid pone en marcha por séptimo año consecutivo Madrid Otra Mirada (MOM), una iniciativa diseñada para enseñar a los visitantes los tesoros más escondidos de la ciudad, que los ciudadanos podrán disfrutar gratuitamente a través de visitas guiadas, conferencias, conciertos y exposiciones. 2019 es un año muy especial para Madrid, porque se presenta la candidatura del “Paseo del Prado y el Buen Retiro-Paisaje de las Artes y las Ciencias” a Patrimonio Mundial de la UNESCO. De las 156 instituciones que forman parte de MOM 2019, 31 están localizadas dentro de este Paisaje de las Artes y las Ciencias.

Madrid Otra Mirada (MOM) invita a locales y visitantes a disfrutar, durante tres días (18, 19 y 20 de octubre), de variadas y singulares actividades que les acercarán al patrimonio histórico, cultural y artístico de la ciudad.

La Fundación de los Ferrocarriles Españoles participa en esta nueva edición del proyecto Madrid Otra Mirada (MOM) con visitas guiadas gratuitas a sus dos sedes madrileñas: el Palacio de Fernán Núñez y la antigua estación de Delicias, donde se encuentra el Museo del Ferrocarril de Madrid.

Las visitas al Palacio de Fernán Núñez están previstas para los días 18 y 19 de octubre, con una duración de alrededor de una hora y cuarto y un aforo de 30 personas por grupo. El horario es el siguiente: día 18 – 11:00, 12:00 y 17:00 h; día 19 – 11:00 y 12:00 h.

El Palacio de Fernán Núñez es una de las construcciones palaciegas del siglo XIX mejor conservadas de Madrid. El inmueble tiene su origen en una vivienda construida a mediados del siglo XVIII en los antiguos huertos del convento de Santa Isabel. Posteriormente la adquirió el XIII Duque de Alburquerque, que encargó al arquitecto Antonio López Aguado su reforma.

En 1815, el palacio fue heredado por el VII conde de Cervellón, casado con la II duquesa de Fernán Núñez, quien lo amplió comprando un edificio y un solar vecinos. Martín López Aguado, hijo del anterior arquitecto, fue el encargado de las obras desarrolladas entre 1847 y 1849, con las que se dio al palacio su forma actual. convirtiéndolo en el palacio de estilo romántico que se conserva actualmente y que se convirtió en uno de los centros de la vida social madrileña.

En 1941, tras la Guerra Civil, RENFE adquirió el Palacio, y tras haber albergado el Consejo de Administración de la compañía y un Museo del Ferrocarril, en la actualidad sirve de sede a la Fundación de Ferrocarriles Españoles.

El Palacio se articula en dos áreas: la noble y la de servicio. La parte noble, la mejor conservada, está decorada con alfombras y tapices de la Real Fábrica de Santa Bárbara (algunos basados en cartones de Goya), lámparas de cristal de Murano y Baccarat, sedas y otros elementos de lujosa factura. La de servicio es la que se transformó en oficinas a partir del año 1941.

Entre sus ambientes más significativos pueden citarse el Salón de Baile, que recuerda a la Galería de los Espejos de Versalles, el Salón Isabelino y el Comedor de Gala. También hay que destacar el jardín, diseñado por arquitectos y paisajistas parisinos.

El Museo del Ferrocarril puede visitarse los días 19 y 20 de octubre, con un aforo de 25 personas por grupo y una duración también de una hora y cuarto. Horario: días 19 y 20 – 11:00 y 12:00 h.

La sede del Museo es la antigua estación de Delicias, que alberga actualmente una completísima colección de material histórico ferroviario, una muestra muy variada de locomotoras y coches de viajeros, a través de la cual se puede comprender la evolución de la tracción (vapor, eléctrica y diésel) en el más de siglo y medio de existencia del ferrocarril en España, y las distintas condiciones en las que viajaron los pasajeros de estos trenes.

Fue diseñada como estación término de la línea de ferrocarril de Madrid a Ciudad Real, que tenía continuidad hasta la frontera portuguesa por Badajoz. La línea fue abierta al tráfico de modo completo el 3 de febrero de 1879 y, poco después de un año, el 30 de marzo de 1880, se inauguró la estación de Delicias en un acto presidido por los reyes de España, Alfonso XII y María Cristina. La empresa que acometió la obra fue la Compañía de Ferrocarril de Ciudad Real a Badajoz y de Almorchón a las minas de carbón de Belmez, que sería absorbida en ese mismo año por la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante. MZA buscó deshacerse del edificio de Delicias, ya que su sede se encontraba en Atocha, así que después de diferentes negociaciones la estación de Delicias pasó a manos de la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Cáceres y Portugal (MCP), que se encontraba en ese momento terminando sus líneas y buscaba un emplazamiento idóneo en la capital.

El proyecto llevado a cabo en Delicias por el ingeniero francés Émile Cachelièvre se convirtió en la tercera sede central de una compañía ferroviaria en Madrid y tuvo el honor de ser la primera gran estación monumental de la ciudad. Cerrada la estación al tráfico de viajeros en 1969, y al de mercancías en 1971, algunos de los inmuebles que conformaron su patrimonio industrial han desaparecido o se han transformado al cambiar de uso.

De todo el conjunto de construcciones ferroviarias de Delicias, el edificio de viajeros es el inmueble más relevante de la estación. Se ha convertido en un gran ejemplo de la arquitectura del hierro por su estructura de hierro roblonado, material representativo de la revolución arquitectónica del siglo XIX y símbolo de progreso por su versatilidad y rapidez de construcción. En su ejecución se aplicaron conceptos nacidos de la revolución industrial, como la prefabricación de piezas, el ensamblaje como sistema constructivo, la estandarización y la economía de medios.

 

© Fundación de los Ferrocarriles Españoles·   Santa Isabel, 44. 28012. MadridAviso Legal